Noticias Ambientales
SEGUINOS EN:  Facebook Twitter Instagram
Luis Pavesio
LUIS PAVESIO
DIRECTOR
NOTICIAS AMBIENTALES / CIENCIA
07/ 09/ 2019

Las huellas de un gusano enseñan cómo empezó la vida en movimiento

Los fósiles son de un animal que tiene unos 550 millones de años.

Este miércoles, un equipo de científicos chinos liderado por Shuhai Xiao, de la universidad Virginia Tech (EE UU), ha presentado varias de estas piezas de una etapa clave de la evolución de los animales. 

En un artículo publicado en la revista Nature, describen el hallazgo de varios fósiles de unos 550 millones de años, encontrados en la Formación Dengying, en la zona de las Gargantas del río Yangtsé, en el sur de China, de seres parecidos a gusanos, que tendrían simetría bilateral, asociados a rastros fosilizados que podrían ser suyos o de bichos similares. En el caso de uno de los fósiles, el vínculo entre el gusano y su rastro es claro, convirtiéndose así en uno de los ejemplos de locomoción más antiguos que se conocen.

El periodo en el que vivieron aquellos gusanos (se han encontrado 35 ejemplares) es el Ediacárico, un tiempo en el que, por lo que se sabe hasta ahora, aparecieron los primeros animales. Aunque eran animales muy extraños. Aún no tenían huesos ni caparazones, así que no podían dejar parte de sus cuerpos fosilizados. Lo que ha quedado para la posteridad son sus moldes conservados en la roca. Así  se conoce a los Dickinsonia, unos seres que vivieron hace alrededor de 560 millones de años, tenían un cuerpo simétrico y ovalado que se acercaba al metro y medio de largo y han dejado rastros que sugieren que podía moverse. Parece que se arrastraban por el suelo en busca de microbios de los que alimentarse, pero no tenían ni boca ni ano, planteando la posibilidad de que se alimentasen a través de la piel y fuesen en realidad seres unicelulares que crecieron sin medida en un mundo sin depredadores.

Como los Dickinsonia, los nuevos habitantes del Ediacárico que se acaban de conocer se arrastraban por el suelo del océano en busca de alimentos. Bautizados como Yilingia spiciformis, medían hasta 27 centímetros de largo y estaban divididos en unos 50 segmentos, algo que ofrece las primeras muestras de la capacidad para trasladarse que ofrecían los primeros cuerpos divididos. El hallazgo, según los autores, también ayuda a identificar a los animales responsables de la gran cantidad de rastros y madrigueras fosilizadas encontradas de aquel tiempo.
 
compartir nota COMPARTIR:  
aumentar tamaño de letra reducir tamaño de letra
Noticias Ambientales
SEGUINOS EN:  Facebook Twitter Instagram

Bertuol Diseñouseweb

Edición Nº: 3159. Es una publicación de Luis Pavesio. Domicilio legal: Aráoz 1459 C.A.B.A. - Argentina