Sorbetes, el nuevo enemigo del medio ambiente

Después de las bolsas, las pajitas de plástico se han convertido en la nueva bestia negra de los ecologistas, hasta el punto que países como el Reino Unido y gigantes tales como McDonald’s estudian prohibirlas.

Ocho millones de toneladas de restos de plástico son vertidos cada año en los mares del planeta, el equivalente a 250 kilos por segundo.

Entre estos residuos, las pajitas ocupan un lugar preeminente. Y a los ecologistas les sobran imágenes para ilustrar este impacto nocivo.

‘Las pajitas se sirven de forma automática con los vasos en los bares. Son demasiado pequeñas para reciclarlas, pasan todos los filtros’, afirmó Yasmine El-Kotni, cofundadora de la asociación francesa ‘Bas les Pailles’, que pidió su prohibición en Francia en el sitio internet change.org.

Del lado legislativo, la Comisión Europea propuso en mayo prohibir los cubiertos, platos, pajillas y bastoncillos, entre otros productos de plástico, e imponer su fabricación con materiales más duraderos. La medida todavía debe ser abordada por los Estados miembros de la Unión Europea y la Eurocámara.

Tags: