Uruguay creó una red turística para avistar a la ballena franca austral

Uruguay creó toda una red turística gestionada en torno a la ballena franca austral, que año tras año acerca a las tranquilas aguas de Maldonado y Rocha.

 
Con una regulación exigente para preservar la integridad de este mamífero en peligro de extinción, Uruguay se presenta como el destino ideal para el avistamiento de la enorme ballena franca austral, que cada año pasa por las tranquilas aguas de los departamentos de Maldonado y Rocha para dar a luz a sus crías.

En este sentido, el país latinoamericano cuenta con un circuito de torres en lugares estratégicos del mismo modo que una red de embarcaciones que parten desde Punta del Este y La Paloma a los lugares más transitados por los cetáceos, cuya temporada de mayor movimiento se produce entre julio y octubre.

 
En la temporada de invierno austral, que coincide con el verano en el hemisferio norte, la ballena franca austral desciende desde la Antártida a aguas más tranquilas y templadas para huir del aumento de las temperaturas y para aparearse. En su ruta transoceánica el cetáceo lleva a cabo paradas casi obligatorias alrededor de las costas para deleite del ser humano, que aprovecha la ocasión para acercarse a uno de los animales más grandes existentes en el día de hoy en día en la Tierra.
 
Una de esas paradas es Uruguay. En las serenas aguas de los departamentos de Rocha y Maldonado, en la parte más al este del país, regadas por el proceloso océano Atlántico, las ballenas dan a luz a los ballenatos y les realizan los primeros cuidados antes de emprender el regreso a la Antártida.

Una actividad que se registra cada año y que en Uruguay lleva regulándose y protegiéndose desde que hace una década aumentó el interés turístico por estos mamíferos en la zona. A través de este marco legal, todos los curiosos pueden admirar un animal que llega a medir 16 metros de largo y del que en 1995 sólo quedaban cerca de 5.000 ejemplares.

 
Uruguay dispone de un circuito de torres de avistamiento en sitios estratégicos de la costa. Comenzando por Piriápolis, donde se ha registrado presencia de ballenas en años anteriores, se puede ir a Playa Hermosa, Punta Colorada, Punta Negra o Punta Chileno, donde se ha constatado el más grande número de ballenas francas australes dada la profundidad de las aguas en la costa, lo que permite que se acerquen a escasos metros.
 
En la localidad de La Paloma hay una plataforma en el médano de La Virgen desde el que se han visto cetáceos todas las temporadas. Por esta región, ubicada en el departamento de Rocha, también se encuentran las torres de La Pedrera, Santa Teresa y Cerro Verde.
 
En cuanto a las empresas que fletan embarcaciones reguladas por el Gobierno uruguayo para acercarse a las localizaciones de tránsito de las ballenas, éstas se pueden descubrir en cualquier punto de Punta del Este o La Paloma.
 
Cabe destacar que Uruguay es uno de los países más vanguardistas en la protección de la ballena franca austral y en la regularización del interés turístico que se ha formado. Con el Decreto 261/02, el país regula el Avistaje de Cetáceos Embarcado, dando un marco legal a las tareas vinculadas con la observación y acercamiento por parte de particulares a ejemplares protegidos. También se ha constituído un Registro de Prestadores Turísticos para la Observación de Cetáceos y se ha declarado el 1 de Octubre como Día Nacional de la Protección de la ballena franca. De ahí que el Gobierno uruguayo ponga especial énfasis en recomendar la no contratación de empresas turísticas ilegales que presten este tipo de servicios.

Tags:

Esto tambien te puede interesar